¿Se puede aplicar papel pintado encima de azulejos?

Los azulejos son el material por excelencia que se emplea para vestir las paredes de cocinas y baños, incluso de algunas otras estancias. Por norma es lo que se puede ver en cualquier hogar.

El caso es que con el tiempo las modas cambian, desde ya hace algunos años el papel pintado ha despuntado en decoración. Y cuando decimos despuntar en decoración no nos referimos únicamente a la decoración de paredes, sino también a la de muebles por ejemplo. Ha llegado incluso a quitarle el primer puesto a la tan recurrente pintura. 

Actualmente, el mercado dispone de infinidad de tipos de papel pintado con una gran variedad de diseños, colores, estampados… En muchas ocasiones nuestros clientes nos preguntan si pueden colocar papel pintado encima de azulejos. Para despejar todas las dudas que pueden surgir al hacerse esta pregunta desde Saint Honoré dedicamos este artículo para dar respuestas. 


Así de primeras te decimos que sí, sí se puede colocar papel pintado sobre azulejos, pero… como todo o casi todo en la vida tiene un pero. Pues bien en este caso no va a ser menos. Para poder colocar papel pintado sobre azulejos deberemos tener en cuenta una serie de consideraciones.

Poner papel pintado encima de azulejos es una tarea un poco más complicada que si lo ponemos directamente sobre una pared decorada con pintura. Por este motivo nos va a costar un poco más de trabajo llevarlo a cabo. 

Nada que no tenga solución con un poco más de cuidado y tiempo. Si te has cansado de ver azulejos en las paredes de casa y quieres renovar el look de tus estancias estás en el sitio adecuado. Nosotros te vamos a mostrar como puedes hacerlo paso a paso para que todo te quede perfecto. 

 

 

Preparando la superficie

Lo primero que tendremos que hacer es preparar las paredes en las que vamos a colocar papel pintado sobre azulejos. Para ello tenemos que intentar conseguir que la pared de azulejos esté libre de juntas y desniveles. Además, deberemos aportar porosidad a la pared de azulejos para que se adhiera bien la pega. ¿Cómo…? Te lo contamos paso a paso.

 

 Alisar la superficie alicatada

Para acabar con las imperfecciones y juntas aplicaremos sobre la pared de azulejos una masilla especial que podrás encontrar en cualquier centro de bricolaje. Es un producto muy parecido al yeso. Este deberemos aplicarlo de forma correcta impidiendo que la masa forme nuevos abultamientos. Se trata de cubrir imperfecciones que ya existen no de hacer nuevas, especialmente las de las juntas entre los azulejos.
Seremos muy cuidadosos y no utilizaremos mucho producto, mientras lo aplicamos no dejaremos de alisar.


Terminado este trabajo observaremos que la pared con azulejos está mucho más lisa y uniforme pareciéndose más a una pared pintada. Buen trabajo, ahora vayamos con el segundo paso.

Aportar porosidad y adherencia

Para que nuestro papel pintado quede bien puesto sobre los azulejos necesitaremos contar con una base porosa que facilite la adherencia. Conseguiremos este propósito tratando la pared con un producto que se adhiere a la parte de la superficie lisa de los azulejos.

El producto aportará la suficiente porosidad que necesitamos para empapelar, en cualquier tienda de bricolaje lo encontraremos con facilidad.


Extenderemos la masilla con una llana y la dejaremos secar para volver a aplicar hasta obtener un resultado óptimo.


Una vez acabados los pasos de preparación de la superficie solo tendremos que elegir el papel pintado que más nos guste.  ¡Ahora ya sí que podemos empezar a empapelar!

 

 

Elegir el papel pintado adecuado

Lo más normal es que las paredes de azulejos que vayamos a sustituir por papel pintado sean las de cocinas, baños, patios, terrazas… Sin embargo, y aunque el papel pintado sea un recurso ideal no todos ellos se pueden utilizar sobre estas estancias. El papel más apropiado para estos casos es el papel pintado vinílico.

Este dispone de mayor gramaje y grosor además de ser muy resistente. La cara visible está recubierta por una capa plástica, habitualmente de PVC, que sirve de protección para el dibujo. Otra particularidad del papel vinílico es que cuenta con una superficie suave y agradable al tacto. 


Por otra parte, son la mejor alternativa para vestir paredes que anteriormente eran de azulejos gracias a su resistencia a la humedad. No se deteriora en espacios en los que está presente el agua, ya que soporta desde salpicaduras hasta la acción del vapor, además son lavables. Eso sí, siempre es conveniente tener ciertas precauciones si queremos que nos dure y luzca como el primer día.


Si nos aceptas una sugerencia, ventila a menudo estas estancias, especialmente cuando se origine condensación, esta no le va nada bien al papel pintado. 


Conociendo todas estas características desde Saint Honoré recomendamos optar por papel pintado vinílico. Para servir de ayuda aquí tienes estos ejemplos.

  • Sakura 3. Este papel pintado de la colección Osaka cuenta con un diseño de flor japonesa sobre fondo ligeramente texturado. Una excelente elección para colocar papel pintado sobre azulejos  que encaja con cualquier estancia.
  • Chive. Papel pintado vinílico de la colección Fresh Kitchens VI con un diseño realista de macetas de hierbas aromáticas.
  • Metalizado. Papel pintado metalizado de la colección Ceramic&Materies VI de color único con un acabado metálico.

 

 

Deja una respuesta