Renueva tu hogar con papel pintado

A veces apetece dar un giro a la decoración de casa, pero no sabemos cómo hacerlo. Las razones pueden ser varias: queremos conservar el mobiliario, nuestro presupuesto es limitado, o simplemente no tenemos claro qué hacer. En estos casos es papel pintado es la solución perfecta, ya que de forma sencilla, rápida y económica, supone una renovación sorprendente en la decoración del hogar. 

Pero más allá de la cuestión práctica, es innegable el enorme potencial decorativo del papel pintado. La mayoría de los interioristas lo tienen muy en cuenta en sus diseños, ya que las posibilidades del papel pintado son infinitas. Estampados, figuras geométricas, motivos animales y vegetales, imitación de materiales nobles… Con un poco de habilidad y paciencia el papel pintado permite transformar todas las estancias del hogar, independientemente de su tamaño o función. Además de la profusión de diseños,  los diferentes materiales de los papeles pintados aportan una especial durabilidad apta para cualquier rincón de la casa, como baños y cocina. 

Decorando de forma muy práctica

La elección del papel pintado dependerá del lugar en el que se vaya a colocar, ya que no es lo mismo un recibidor, que el cabecero de un dormitorio o una zona de paso. En lugares como cocina, habitaciones infantiles, baños o zonas de tránsito, convendrá escoger un modelo resistente a roces y humedades, como el papel vinílico. En cuando a diseños se refiere, los tonos coloridos y las formas geométricas son la última tendencia preferida por muchos interioristas. 

No obstante, en casas de estilo clásico o ambiente elegante y minimalista, siempre puede optarse por la monocromía que aportan las rayas en azul y blanco, por ejemplo.  Porque además de lo que marque la tendencia, la elección del papel pintado también debe estar en consonancia con la personalidad de los habitantes de la casa.

Para los gustos más trendy, la tendencia en el recibidor es colocar en la pared más pequeña y a modo de mural un papel pintado de inspiración naturaleza, con alta dosis de color y estampado vegetal o animal.  El recibidor tiene más importancia de lo que parece: se trata de crear la sensación de bienvenida tanto para los visitantes como para los habitantes de la casa. Un papel pintado de estampado alegre provocará un estímulo visual positivo al entrar y salir de casa. Si en el recibidor hay poca luz natural, convendrá que el fondo del papel estampado sea claro.

Conseguir este efecto mural, bien sea en la pared pequeña de un pasillo como en una pared de mayores dimensiones en el salón, detrás de la zona del sofá, aporta un toque decorativo exquisito: a la pared no le hará  falta nada más. Para un salón con pared de grandes dimensiones, se recomiendan los papeles pintados de diseño más sutil, que sugieran transparencias,  veladuras o diseño vertical de gran tamaño, como por ejemplo los que propone nuestra nueva colección Atmosphere.

Si se busca conseguir un ambiente sosegado, el papel con motivos vegetales es perfecto. Estos ambientes son idóneas especialmente para el dormitorio o un estudio. También puede combinarse con el papel liso y utilizar el estampado para destacar la pared principal. 

Los más atrevidos

Los estampados con grandes hojas que pueden ir acompañadas de flores exóticas, colibríes, o incluso flamencos, aportan un toque de exotismo tropical que en contraste con el mobiliario urbano crea un entorno digno de instagramer. Un papel pintado con diseño imitación bosque bambú es otra maravillosa opción en este sentido: combinado en la misma estancia con otro papel de imitación muro de piedra, se consigue un resultado espectacular. 

El diseño geométrico de gran tamaño combinando colores como azul turquesa, azul marino, gris y blanco, aporta un toque vanguardista muy dinámico que armoniza con todo tipo de mobiliario moderno. Y para las estancias luminosas con muebles de líneas simples y depuradas, un papel pintado de diseño ecléctico multicolor en acabado metalizado marcará la diferencia en todos los sentidos.  

En cuanto a la cocina se refiere, el papel pintado no solo resulta más decorativo que muchos azulejos, sino que tiene otras ventajas. Se limpia con mayor facilidad, puede renovarse con más frecuencia con mucho menos esfuerzo y gasto, y permite crear efectos visuales para que la cocina parezca más grande. Si no se quiere empapelar la cocina entera, otra opción es hacerlo solamente en la pared de la zona donde está ubicada la mesa con la sillas. De este modo el papel ayudará a crear en la cocina dos espacios diferenciados, uno para cocinar y otro para comer. 

 Normalmente un papel de pared para cocina o baño se relaciona con la calidad vinílica o un vinilo, pero en Saint Honoré  tenemos papel pintado especialmente indicado para estos espacios. Diseños estampados, imitación de madera, cerámica, mármoles o ladrillo, son los más empleados en estos espacios tan importantes de la casa. De forma práctica, cómoda y eficiente, un lugar tan estratégico como la cocina, punto de reunión en muchos hogares, conseguirá un aire sorprendentemente renovado y acogedor gracias a los papeles pintados. Exactamente igual que ocurre con el resto de las estancias de la casa. ¿Te animas a comprobarlo?