Fotomurales, una tendencia al alza

Los fotomurales no son algo nuevo en decoración, pero lo cierto es que en estos últimos tiempos se han convertido en una fuerte tendencia. El papel pintado fotomural está indicado tanto para hogares como para lugares de trabajo como oficinas, restaurantes o cualquier local que por su estructura se preste al mural en general. 

El fotomural como papel pintado tiene una gran potencia decorativa,  y sin necesidad de realizar obras ni gastar en exceso. Se trata de un excelente recurso decorativo que se coloca con facilidad, y su coste  económico es mucho más bajo que otras opciones. Sin embargo, los fotomurales transforman los espacios por completo, otorgándoles una personalidad e incluso amplitud sorprendentes. Tienen capacidad para crear un efecto óptico que convierte la estancia en más espaciosa, incrementando la sensación de bienestar al permanecer en ella. 

Por lo que se refiere a recrear ambientes, el fotomural es el rey con la extensa variedad de diseños que proponen de todas las temáticas: desde naturaleza a geometría casi futurista, pasando por escenarios de ciudades, materiales nobles, o ambiente vintage, hay un fotomural perfecto para el ambiente que quieres conseguir. 

En Saint Honoré los tenemos todos, y de máxima calidad en papel tejido no tejido vinílico, lo que significa que son fotomurales perfectamente lavables y muy resistentes. Por si fuera poco, se colocan con facilidad y se arrancan en seco. Vamos a explicarte las distintas opciones que dispones para dar el fotomural perfecto.

Fotomural para dormitorio: ¿cuál escoger?

El fotomural dormitorio es perfecto para instalar como cabecero de la cama. Ya que en la actualidad los dormitorios no suelen ser de grandes dimensiones, un fotomural adecuado que ofrezca sensación óptica de profundidad es una oportunidad para aportar sensación de amplitud. En cuanto al diseño se defiere, en un dormitorio son preferibles los motivos que predispongan al relax, o al menos que sean más bien neutros. Por ejemplo, los fotomurales naturaleza pueden estar indicados con sus diseños florales o botánicos como protagonistas, o incluso con pájaros y mariposas.  Y por supuesto, los fotomurales paisajes, uno de los más solicitados. 

Los fotomurales de paisajes ofrecen vistas espectaculares, como un suave atardecer, un lago sereno, una escena campestre, una playa paradisíaca, o un bosque entre brumas. Estos diseños descritos serían idóneos para recrear el ambiente de un dormitorio, aunque  los fotomurales de paisajes también están muy indicados para un comedor. 

Los  fotomurales geométricos son especialistas en producir  ilusión óptica: formas cuadradas, rectángulos, círculos, rombos, cubos, esferas… Incluso pueden mutar en variaciones infinitas formando imágenes 3D. 

Paisajes, animales, ciudades…

En estancias como el comedor o una sala de estar, los fotomurales de ciudades aportan un aire urbano cosmopolita muy interesantes. Se trata de otro de los diseños más populares inspirado en la visión de las ciudades más icónicas del mundo: Nueva York, Venecia, París, Roma… El bullicio de las calles madrileñas, el Londres más clásico, el exotismo de las ciudades chinas o las mejores vistas de metrópolis emblemáticas como Dubai, Amsterdam o Montreal. En una casa, los fotomurales urbanos o de ciudades también son adecuados para estancias dedicadas al estudio o al trabajo, como por ejemplo una biblioteca o un despacho

Con los fotomurales animales sucede otro tanto: en realidad son aptos prácticamente para cualquier estancia de la casa. A menudo están combinados con diseños de naturaleza, como por ejemplo, pájaros en una selva tropical, o mariposas entre flores. O si buscamos cierta espectacularidad, con los fotomurales elefante de estilo fotográfico conseguiremos un golpe de impacto sorprendente y elegante al mismo tiempo. 

Los fotomurales de texturas o materiales aportan un toque muy especial sin estridencias. Los diseños de texturas son muy variados y combinables, pudiéndose adaptar a todos las estancias de la casa, tanto si son de ambiente moderno como vintage. Pueden representar materiales como la madera, la piedra, el ladrillo, el parquet… Dependiendo del que se escoja, conseguiremos aportar a la estancia el aire que queramos: de elegancia, de frescura, de sofisticación… Tú eliges, y el fotomural se encarga del resto.