Empapelar techos inclinados

Los techos inclinados típicos de las buhardillas o del piso superior de algunas viviendas, suelen transmitir una sensación acogedora, pero en ocasiones también transmiten sensación de falta de espacio.  Gracias a los papeles pintados, puede subsanarse este inconveniente, al tiempo que se decora de forma extraordinaria y se mejora el ambiente.

En decoración, el papel pintado, además de su gran potencial estético también ayuda a compensar la falta de luz, profundidad  y espacio en las estancias. Al ser tan versátil y ofrecer tanta variedad de modelos, como los que te ofrecemos en el catálogo de Saint Honoré, el papel pintado es la mejor alternativa para sacar partido a los techos inclinados.

Aunque aparentemente  la  tarea de empapelar un techo inclinado puede parecer complicada, no lo es mucho más que hacer lo propio en una pared convencional. Basta con organizarse, disponer del material de instalación adecuado y seguir las instrucciones para colocar papel pintado que también encontrarás en nuestra web. 

Pero empecemos viendo una serie de consejos para conseguir el efecto tan acogedor y particular en los techos inclinados que ofrece el papel pintado.

 

 

Los pasos previos antes de empapelar el techo inclinado

Antes que nada, hay que observar con detenimiento los detalles del techo inclinado, como su altura, los posibles diferentes ángulos y terminaciones, el tamaño de las paredes laterales  y si hay más de una zona abuhardillada.

Dependiendo de las características del techo, podrá idearse cómo decorarlo y qué modelos de papel pintado encajarán mejor con la distribución del espacio  y su mobiliario.

 

Escoger el modelo de papel pintado que mejor se adapte

Se trata de una elección que debe tomarse con calma, valorando sin prisas el modelo que mejor  se adapte al efecto buscado. Para ello conviene tener en cuenta  que el modelo guarde armonía con el mobiliario  y decoración de la estancia, así como de la luminosidad: si el espacio es oscuro, hay que optar por colores claros y alegres.

También hay que prestar atención a posibles elementos estructurales del techo que puedan dificultar la instalación del papel, el mobiliario,  y el uso que se destine al que se destine la estancia. 

Como hay tanta variedad de papel  pintado a escoger, habrá que determinar si conviene un diseño liso o estampado, y a partir de ahí escoger el modelo. Vamos a ver las posibilidades que ofrece cada uno de ellos y el efecto que puede aportar su instalación a una estancia con techo inclinado. 

 

 

Los papeles pintados lisos

A nivel decorativo, los papeles pintados lisos son una apuesta ganadora, ya que implica más riesgo que el papel estampado al encajar con el entorno fácilmente. Hay que decantarse con el color que mejor se adapte al ambiente teniendo en cuenta sus dimensiones, luminosidad y mobiliario.

Entre los modelos de papel pintado liso,  también hay varias opciones a escoger relacionadas con su textura o material que lo compone: de fibras naturales, de tejido no tejido, vinílico, de tejido no tejido vinílico… Te recomendamos que los examines con calma nuestra web, donde te explicamos con detalle las características de cada uno de ellos. 

 

 

 

 

Los papeles pintados estampados

Los estampados te ofrecen multitud de opciones muy variadas: geométrico, flores, rayas, madera, naturaleza, imitación de materiales, vintage… El efecto que cause el modelo de papel estampado escogido dependerá del tamaño del patrón, por lo que conviene tener en cuenta lo siguiente:

  • A mayor  tamaño del patrón,  más reducido visualmente aparecerá el techo y la estancia en general.
  • Si se busca un efecto de amplitud visual, los patrones más pequeños en vertical ayudarán a conseguirlo.
  • Cuando hay vigas en el techo y deben forrarse con papel pintado estampado, hay que prestar especial atención a su diseño para  que quede  bien.
  • Un diseño que suele quedar especialmente bien en los techos inclinados es el papel imitación de  materiales como la madera o la piedra, atrapando poderosamente la atención.  
  • Los papeles pintados con patrones pequeños y verticales suelen ser los que encajan con más facilidad en los techos inclinados. Si buscas ir a lo seguro, son una buena opción.

 

 

 

 

Los colores de los papeles pintados en los techos inclinados

Escoger el color para empapelar un techo inclinado dependerá de la iluminación y del tamaño de la estancia, además del resto de los colores que predominen en el resto de la decoración.

Conviene crear una combinación de colores que guarden armonía entre sí y que el techo inclinado se vea lo mejor integrado posible. Si la estancia es pequeña y poco luminosa, son preferibles los papeles pintados en colores claros, con fondo blanco o los tonos pastel. Para conseguir contraste, pueden combinarse con algún mueble u objeto decorativo de color más oscuro. 

Cuando el papel para el techo inclinado es oscuro, el resto de las paredes deberán empapelarse con un modelo en tonos claros, evitando de este modo que el ambiente sea demasiado opresivo.

Si sigues estas recomendaciones, estamos seguros de que conseguirás buenos resultados, y además, disfrutarás mientras eliges el modelo del papel pintado en la web de Saint Honoré. ¡Descúbrela!

 

Deja una respuesta