Fotomurales para locales de restauración: elegancia y comodidad

Los fotomurales no son demasiado conocidos y sin embargo pocas son las personas que, viendo uno, no suelan quedar prendadas de él. Esta técnica de decoración consiste en llevar un paso más allá el papel pintado para acabar utilizando la pared como si de un lienzo gigante se tratase en el que colocar nuestras fotografías o dibujos a lo largo y ancho de toda la pared.

Una de las nuevas tendencias en el uso de los fotomurales es, sin duda, emplearlos para decorar no sólo habitaciones infantiles, salones y lugares privados; sino también oficinas y lugares de trabajo. De entre todos estos nuevos usos que se han comenzado a dar a los fotomurales, queremos centrarnos en su aplicación a los locales de restauración que es un lugar en el que el fotomural funciona especialmente bien.

Así, un local de restauración necesita cuidar hasta el último detalle de todos los elementos decorativos y arquitectónicos que forman parte de él. Desde el logo hasta el escaparate pasando por la disposición y estilo de sillas y mesas, los cuadros… Así, prestar especial atención a la disposición y diseño de las paredes es un paso natural en la consecución de un local de restauración que esté completamente en sintonía con el cliente. De ahí la importancia de colocar en ellos fotomurales.

104_md904012-1

Fotomurales para contar la historia de nuestro local

Uno de los grandes valores que tienen los fotomurales en relación a otras formas de decorar las paredes de nuestro negocio de restauración es su capacidad de contar una historia y de interpelar a quien la ve. Así, en una pizzería un fotomural con fotos en blanco y negro sobre los primeros hornos o una vista de Nápoles en el siglo XIX podrían interpelar mucho al cliente y ayudar a que se sienta en un ambiente auténtico que potencie al máximo la buena cocina que queremos servirle y hacerle degustar. De esta forma, un local de cocktails puede apostar por un fotomural con vistas de Nueva York, donde nació el Cocktail Manhattan y así contribuir a dar una imagen moderna.

Del mismo modo, los fotomurales permiten impresionar a los clientes. Está claro que una pared hermosamente pintada va a resultar agradable, sobre todo si se han elegido bien los colores. Sin embargo, el fotomural va un paso más allá y consigue transmitir e interpelar a quien lo ve trasladándolo a otra realidad y haciendo que no quede impasible frente a él. Todo esto, por no mencionar el impacto estético que tiene un fotomural y es que, según muchos expertos en decoración, es una de las opciones más estéticas que podemos elegir

Además, esta interpelación de la que hablamos a la hora de situar fotomurales en nuestro local de restauración puede ser increíblemente útil si tenemos en cuenta que buscamos que nuestros clientes vuelvan. Este fotomural puede funcionar totalmente como un reclamo y que nuestro cliente diga, en su familia o grupo de amigos, “¿Por qué no vamos al sitio ese donde había una imagen de…?”. Si eso sucede, está asegurado, el fotomural habrá funcionado como estrategia de branding.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Copyright © 2018. Created by Meks. Powered by WordPress.